Rutas

Ruta de

Ruta de "Bernuy"

Saliendo por el Camino de Sangarcia, se sigue el curso del arroyo "Santa Cecilia". Los chopos pueblan sus orillas y las espadañas dan refugio a las ánades reales.

Las cunetas y campos nos permiten observar perdices y codornices, así como abubillas, calandrias y gorriones.

A 3 Km. se llega a las ruinas de la antigua granja de Bernuy, que estuvo habitada hasta la primera mitad del siglo XX, su bodega abovedada permanece casi intacta, pudiéndose contemplar la era empedrada y el arco de la entrada de la antigua ermita.

Llegamos al río "Zorita" que está poblado de "bodones", que le aseguran el cauce todo el año. Aquí podremos observar el vuelo del águila perdicera, el milano y el águila calzada.

Nos adentramos en el margen izquierdo del río para encontrarnos con sus fresnos centenarios que conviven con las espadañas, junqueras y zarzamoras. Veremos huellas de jabalíes y tejones y la presencia de conejos, así como zorrillos, pues es su lugar de cría.

Desde el comienzo del río habremos observado árboles de ramas flexibles, son los "mimbrones" o "gardaveras", de ellos se cortan las palmas para la procesión del Domingo de Ramos. Antes de llegar al "Tesorillo" nos encontramos con un viejo y majestuoso mimbrón de seis metros de circunferencia y una altura de quince metros.

Esta ruta, le asegura la belleza del atardecer segoviano, la paz del encuentro con la naturaleza y el haber pasado una tarde "con encanto".

Recorrido aproximado: 10 Km., ida y vuelta.
 

Ruta de las "Charcas"

Tomando como lugar de partida la Iglesia, bajamos por la C/. Real, torcemos a la derecha por la C/. Del Puesto, y a la izquierda cogemos la C/. de la Era.

Al salir del pueblo, dejamos a la derecha el Vía Crucis de granito y seguimos por un camino llano y fácil de transitar, muy adecuado para ir con niños. En esta ruta podemos contemplar el vasto campo segoviano con la Sierra y "La Mujer Muerta" al fondo.

La primera charca que nos encontramos es la de "LA ERA", de forma redonda, tiene una profundidad de metro y medio y está poblada de ranas, pudiéndose ver cigüeñas en sus orillas e intuir la presencia de topos, por los montones de tierra removida.

Por un ancho camino, llegamos a los "Prados". A su derecha se encuentran las charcas "DE ARRIBA", una primera poco profunda y dos más al fondo que están rodeadas de junqueras, y recogen el agua de lluvia desde la carretera que va a Segovia.

Tienen una profundidad de algo más de dos metros. En los días claros, se puede ver la Catedral de Segovia.

Aquí crece la manzanilla, fina y olorosa, los espárragos silvestres y las apreciadas setas de cardo y otras menos conocidas.

En la charca "DE ABAJO", de una profundidad de metro y medio, beben las ovejas y la sobrevuelan milanos, tordos, chovas y algún águila.

Saliendo de los prados y hacia la izquierda seguimos por el cordel, desde allí veremos la Abadía de Párraces, imponente, en medio de sus antiguos dominios. Es fácil ver perdices correteando entre el cereal.

Llegamos a la "Cruz Blanca", el lugar desde donde San Isidro bendice los campos, y antigua parada del ganado trashumante. Pasamos el arroyo, observando que entre sus juncos y espadañas se crían patos salvajes.

Al llegar a la carretera nos dirigimos hacia el pueblo por el "Parque Virgen de la Salud". La última charca nos espera, allí son una familia de ocas y patos los que le dan vida.

Seguimos el cauce del arroyo de "Santa Cecilia", y a la derecha se ven los antiguos huertos familiares y el potro de herrar en perfecto estado de conservación, y ya por las cuestas llegamos al lugar de partida.

Recorrido aproximado: 3 Km.

Otras imágenes