Gastronomía

La matanza. Es una fiesta familiar, en la que también, los vecinos participan. Una vez chamuscado y limpiado el cerdo, se hace un alto para almorzar y por la tarde, una vez cocidas las morcillas, se toma "el calducho".

El día del "estace" se come el sumarro, y el tercer día finaliza la mantaza con el embutido de los chorizos y la prueba del picadillo.

La cocina tradicional de Marugán, siempre ha estado unida a la cocina tradicional de la zona. Los platos estrella son el cordero lechal y el cochinillo asado, completados estos, por la variedad de productos obtenidos de la tradicional matanza. Otro de los platos que siempre ha estado presente en las mesas maruganesas ha sido el cocido segoviano, una variante este, al igual que el madrileño, de la popular olla.

Con la intención de fomentar la gastronomía de la zona, se organizan distintas jornadas culinarias, dedicadas a alimentos como el arroz, el ciervo, las setas y otros productos característicos.